jueves, 10 de diciembre de 2020

DUELO EN LA VILLA DE HINOJOSA



© María Dolores Rubio de Medina, 2020

© Santos Ortega Gómez, 2020



Una de las pocas alegrías de este año tan difícil, la hemos encontrado gracias a las nuevas tecnologías que nos han permitido bucear en el maravilloso Archivo Histórico de la Nobleza. En mitad del confinamiento, Santos, echando mano de sus conocimientos de paleografía, rescató unos archivos digitales con esta leyenda: 

«Belalcázar

Caxon 16

Número 37

---------------------

Hinojosa

Mayo 15

Año 1631

Legajo 336.2 (19)

AH.N

Osuna»

Con esos mimbres, dedicó varias semanas a la traducción, leyendo la inexplicable letra enrevesada de los pergaminos digitalizados, hasta que consiguió transcribir el texto y me lo mandó para que lo leyese.

Los papeles recogían la declaraciones de los testigos que habían visto pelearse a dos hombres ilustrados delante de la Catedral de la Sierra, a plena luz del día. No sabemos por qué se dieron a estocadas, solo que uno atravesó corriendo la plaza, chillando: «algún cabrón cornudo dio de bofetadas a mi muchacho» y la liaron. ¡Vaya si la liaron! Se enfrentaron en un duelo desencadenando el testimonio de un muletilla, el de la mujer de un sastre, el de un zapatero, el de un vicario, el de un Padre de Menores (especie de Fiscal de la época), etc. 

Estupefactos, descubrimos que aquellas página amarillentas, conservadas en el Archivo de la Nobleza de Toledo, contenían la esencia de la Hinojosa del siglo XVII para lo bueno y para lo malo.

Pensamos que los testimonios darían buen juego para un «teatrito» que se representase ante el incomparable marco de la Iglesia de San Juan Bautista, el legado más grandioso que los hombres y mujeres hinojoseños dejaron a la posterioridad. Teníamos claro que no queríamos contar la Historia, sino hacer una comedia basada en hechos históricos, echando mano de los tópicos comunes que nos unen a los colodros, sin tener en cuenta el tiempo en que sucedieron.

En una semana, por esos inexplicables afanes que empujan a la gente a meterse en dónde no les llaman, nos encontramos con un manuscrito, que  nos cruzamos  una y otra vez –la de kilómetros que se ha hecho el manuscrito de Hinojosa a Sevilla, y a la inversa; el solito, saltándose por correo electrónico el confinamiento y el perímetro impuestos por pandemia– para quitar comas, poner puntos, corregir faltas, etc.


Un día dijimos: ¡hasta aquí hemos llegado! Y lo subimos a la plataforma NINFA de la Junta de Andalucía para registrarlo como OBRA DE TEATRO y así  acreditar que es nuestro y solo nuestro.

Dicen que tras ardua labor, vienen los tiempos de descanso, pero no. Nosotros no paramos. Seguimos dándole vueltas y más revueltas. Esa obra, por los malos tiempos del coronavirus, no se nos podía quedar en las tripas del ordenador esperando que se pudiera representar, muerta de risa.

Así que, otra vez, volvimos a las andadas, después de presentarla en Hinojosa en la soledad de la Plaza de la Constitución, entre las dos olas de la pandemia, volvimos a repasar faltas, quitar puntos, meter comas, corregir personajes, etc.



Los autores presentando el manuscrito frente
al escenario natural de la obra, la Catedral de la Sierra.


Pensamos en una portada, obra de Santos, a la que añadimos personajes recortados de los pliegos de cordel, todo porque nos encaprichamos con un «escribano», al que había que darle protagonismo como fuera. !Y se lo dimos¡




Portada.


Hecha la maqueta, la rematamos en plan padre Juan Ruiz, reproduciendo en la contra nuestras andanzas en forma de triángulo invertido.



Contraportada.



Y vuelta a empezar con las fatigas y desconsuelos, buscando una imprenta «apañá» que nos sacara del apuro, y tan magníficamente nos ha sacado, que hoy mismo, os presentamos nuestro librito:


Ante ustedes:


D U E L O    E N    L A    V I L L A    D E    H I N O J O S A










Ya sabemos que ustedes esperaban una sinopsis, pero nosotros a lo nuestro, a innovar para bien o para mal, que somos muy de don Quijote y como se dice en nuestra obrita:


«... cambiar el mundo amigo Sancho,

... no es locura ni utopia, sino justicia».


En Hinojosa del Duque y Sevilla, 

10 de diciembre de 2020.


11 comentarios:

  1. Un placer compartir contigo esta maravillosa obra sacada no sin poco esfuerzo de la bruma de los tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido una colaboración muy fructífera, Santos, si Dios nos da tiempo, no será nuestra penúltima ni nuestra última colaboración. En el 21, otra vez, prenderemos la mecha.
      Es muy fácil trabajar contigo y reunir capacidades diversas por Hinojosa del Duque.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, de parte de los dos.
      Aunque casi nunca se hace lo que se quiere, en esta ocasión hemos sido afortunados y, en esta obrita, hemos hecho lo que hemos querido.
      Un placer saludarle.

      Eliminar
  3. Enhorabuena. Una labor encomiable.
    Muchas gracias por compartirlo y por vuestra estupenda labor.
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, seguiremos, como ya he dicho dando guerra, toda la que podamos y desde donde podamos.
      A ver si los tiempos cambian y nos permiten hacer una presentación del librito, que Hinojosa la merece, no nosotros, que somos simples mortales.

      Eliminar
  4. Gracias, Jesús, un gran honor recibir la felicitación de un "inter pares" de entre los estudiosos de Hinojosa.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por ofrecer la obra a la Agrupacion, pronto si Dios quiere nos pondremos manos a la obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay prisa, lo primero es la garantizar la salud, la obra siempre estará ahí; con sus más o menos, forma parte ya del patrimonio cultural hinojoseño, para eso la hemos editado, para que no se pierda.
      Cuando se pueda, un abrazo y muchas gracias de Santos y mía por confiar en nosotros.

      Eliminar
  6. Enhorabuena por la publicación. ¿Cómo se puede conseguir un ejemplar?

    ResponderEliminar